Las 4 claves que te acercarán a ser mejor líder en tu vida profesional (y personal)

¿Sientes que la relación entre tú y las personas de tu equipo en el trabajo podría ser mejor? ¿Crees que tu estilo de liderazgo podría tenerles más en cuenta a ellos y no tanto a otros factores externos? ¿Conoces tus puntos fuertes y puntos de mejora como líder o como parte de un equipo de trabajo?

 

En nuestro día a día laboral se pueden dar muchas situaciones en las que podríamos hacer las cosas mejor, o simplemente de otra manera diferente. Esto nos lleva a plantearnos qué tipo de liderazgo queremos ejercer en nuestra vida, ya sea en el entorno profesional o en el personal, al final un ámbito influye en el otro.

 

Hay muchos tipos de liderazgo, y si analizamos la definición del liderazgo que se está imponiendo como tendencia en el siglo XXI, ya no se trata tanto de ir por delante (y por encima) del equipo como líder, sino de impulsar al equipo y funcionar todos juntos desde otro lugar, probablemente ni por encima ni por delante.

Para que esto pueda ocurrir y desarrollemos el liderazgo que realmente nos gustaría, primero hemos de identificar algunas claves que nos permitan esta transformación. Te proponemos las nuestras (que puedes aplicar en el ámbito que prefieras):

 

1. Conócete mejor a ti mismo como líder

 

¿Qué estoy haciendo bien ya como líder? ¿Qué es lo que otros ven de bueno en mí?
¿Qué podría hacer para mejorar?

Te proponemos un ejercicio: Síentate cada día al finalizar tu jornada laboral 5 minutos antes de irte a casa si puedes y repasa estas preguntas, aplicadas a ese día en concreto. Ten a mano un papel y boli para apuntar descubrimientos que puedan ser interesantes como puntos de partida.

 

2. Conoce mejor a las personas que trabajan contigo

 

¿Qué relaciones interpersonales estoy alimentando en mi entorno de trabajo? ¿Cómo lo hago?
¿Pordría mejorar mis relaciones y que sean más fluidas?
¿De qué manera estas relaciones influyen en mi trabajo?

 

3. Limita cuánto trabajo eres capaz de asumir TÚ

 

¿Estás trabajando más de la cuenta?
¿Cómo sería si tuvieras menos carga de trabajo?

Teniendo en cuenta las características del resto de tu equipo, ¿es factible dirigir y delegar en ellos algo de lo que actualmente te estés ocupando tú?

 

4. Identifica las creencias que puedan estar limitando el desempeño (tanto del líder como del equipo)

 

A veces, cuando las cosas no salen como deberían, analizamos dónde pueden estar los fallos… y en algunas de las ocasiones son a nivel de comunicación, de desempeño o de responsabilidades. Es probable que si siguiéramos indagando, encontremos que hay creencias limitantes compartidas que pueden afectar al trabajo del equipo y por consiguiente, no nos permitan llegar al alto rendimiento.

Existen diversas formas de cambiar estas creencias para rendir mejor, tanto como personas como profesionales. El primer paso sería invitaros a identificarlas para poder trazar un plan de trabajo con ellas.

***

Si quieres profundizar y hacer este proceso de aprendizaje integral para mejorar tu liderazgo con nosotros, Ponte en contacto con nosotros y pídenos información sobre el OPEN de Liderazgo integrador que tenemos preparado para los próximos días 25 y 26 de mayo. ¡Te esperamos!

Te recordamos que si traes a un amigo podrás beneficiarte de un descuento en tu próximo curso en la Escuela.