¿Dónde están mis raíces?

Tanto en el ámbito personal y como en el profesional, saber dónde están nuestras raíces es algo que nos interesa, ya que desde aquí crece todo lo demás. Para construir algo sólido (una casa, un edificio, un proyecto), primero hay que cuidar los cimientos.

 

Esta base puede ser una actitud de acompañarse a uno mismo a estar conectado con su propia esencia, con su talento y con su misión en la vida.

 

Los grandes cambios empiezan desde dentro hacia fuera

 

Ya lo decía Mahatma Gandhi, “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”. Empecemos el cambio por nosotros mismos. Los demás lo verán llegado su momento y se darán cuenta, por lo que interactuarán con nosotros de otra manera.

 

¿Cómo puedo estar bien conmigo mismo?

 

Para empezar, podemos centrarnos en el momento presente y notar cómo pisamos la tierra con nuestros pies.

 

¿Qué tengo a mi alrededor?
¿Dónde coloco mis raíces?
¿Cómo andan mis pies por la vida?

 

Las raíces son el comienzo de todo, y también son móviles en nuestro caso, ya que las personas nos movemos y transportamos nuestros cuerpos, almas y esencias por la vida con nuestros diferentes entornos. Así que nos interesa cuidarlas, nos van a acompañar durante mucho tiempo.

 

Una vez empecemos a tener consciencia y presencia corporal de nuestras raíces, nos puede ser más fácil dar pasos adelante y llevarlas hacia donde queremos.

 

¿En qué estás atascado/a hoy?

 

¿Qué podrías hacer HOY para dar un paso adelante que te conecte más con tus raíces, que te permita estar más conectado contigo mismo, siendo consciente y viviendo el presente, aquí y ahora?

 

Tags: