¿Por qué es tan importante un buen descanso ligado a la nutrición?

Cuando hablo de nutrición no siempre es alimentación. En Coaching Existencial, hablamos de nutrición como todo el sistema complejo en el que el ser humano es capaz de nutrirse, de tomar un alimento, digerirlo y aprovecharlo. es todo el proceso. Y hay muchas formas de nutrición, no solo el alimento. El descanso aquí también juega un papel muy importante.

Una cosa importantísima en Coaching Existencial, cuando enfocamos la nutrición, es que tenemos muy en cuenta el “Cómo comer”, que no es lo mismo el “Qué comer”. Le damos importancia a la alimentación consciente y conectada en la que uno es consciente de cómo mastica, de que está masticando, del color que tienen las cosas, del sabor, del olor que tienen los alimentos, del proceso de cocción… Todo eso tiene un peso importantísimo, porque eso es de donde realmente te nutres, no solo de las vitaminas del alimento.

 

Hay una parte importantísima en lo que sería el horario de las comidas. Funcionar como los ritmos del sol, los biorritmos, es algo que beneficia a las personas. Una comida importante al principio del día, a media mañana otra ingesta que es importante para mantener los niveles -sobre las 13h sería la hora óptima de la comida-, a media tarde vuelve a haber una y dos horas antes de dormir debería haber otra, por la noche.

 

Y ahora viene la pregunta que os estaréis haciendo muchos:
¿Qué pasa con los biorritmos de la gente que trabaja por las noches y duerme de dia?

 

Funcionan igual, y aquí priorizamos el hecho de que estas personas tienen que dormir: el sueño es una función básica para que todo funcione bien. El descanso es clave. Descanso y nutrición van muy de la mano. Como un área clave, ese área de descanso coge prioridad. Lo que son las comidas, las adaptamos al resto del día (o noche) pero lo primero es que se pueda dormir una serie de horas.

 

Entre 2 y 3 de la madrugada siempre tendríamos que estar durmiendo. Cuando no hacemos eso hay una parte del cuerpo que no se está regenerando.

 

De todos modos, está comprobado que hay unas franjas horarias en las que es necesario estar durmiendo, de lo contrario hay unas funciones del organismo que no funcionan. Entre 2 y 3 de la madrugada siempre tendríamos que estar durmiendo. Cuando no hacemos eso hay una parte del cuerpo que no se está regenerando. Entonces la gente que duerme de día siempre acaba teniendo déficits en su organismo. Una cosa es hacer cuadrantes alternos, una semana si, dos no… Pero cuando es siempre, habría que revisar qué podemos hacer y cómo reenfocar los horarios y cuadrar mejor a la persona con los biorritmos para que el organismo funcione de forma óptima.